fbpx
cupido

Si pensamos en San Valentín nos vienen a la cabeza las típicas imágenes de corazones rojos, cajas de bombones y tarjetas de Cupido. Pero sabéis ¿quién era realmente este curioso personaje alado y por qué se le asocia con el día del amor?

Prestad atención todos aquellos que estáis enamorados.

Cupido proviene de la mitología romana, era el dios del deseo amoroso, equivalente al Eros de la mitología griega. Normalmente se le presentaba con un niño con alas, los ojos vendados y armado con un arco y flechas y su nombre en latín significa “el que ama y desea con pasión”.

Las flechas de Cupido

cupido
Cupido

Existen distintas versiones acerca del origen y el nacimiento de Cupido pero la más extendida es la que recoge en su obra el poeta griego Simónides de Ceos.

Según él, Cupido nació en Chipre y era hijo de Marte, el dios de la guerra y Venus, la diosa de la belleza y el amor. Su madre lo escondió en el bosque y lo dejó al cuidado de unas fieras para protegerlo de Júpiter, el padre de los dioses que quería acabar con su vida antes de que extendiese su influjo por el mundo.

Afortunadamente el niño creció sano y salvo heredando la audacia de su padre y la belleza de su madre. Fue ella, precisamente la que le regaló el arco y las flechas. Éstas eran de dos tipos: unas con punta de oro para infundir el amor y otras con punta de plomo para sembrar el olvido y la ingratitud.

Además se le concedió el poder de que ni los hombres ni los dioses fuesen inmunes a sus heridas. También le brotaron unas alas que simbolizan la fugacidad del amor y en ocasiones, se le representa con los ojos vendados para demostrar que la pasión nos ciega para ver los defectos de la otra persona.

Su apariencia física era la de un niño o un adolescente y esto preocupaba mucho a Venus que veía que su hijo no iba a madurar. Consultó al oráculo para saber el motivo y éste le explicó que el amor no puede crecer sin pasión.

Ella no entendió estas palabras hasta que nació su otro hijo, Anteros, dios del amor correspondido y la pasión. Cuando Cupido estaba a su lado se transformaba en un joven hermoso y robusto pero cuando se separaban volvía a ser un chiquillo. Ni siquiera el propio Cupido era inmune al amor.

Cupido y Ninfea

En una ocasión cayó bajo el influjo de Diana, la diosa de la Naturaleza y frustrado por su rechazo intentó hacerle cambiar de idea con una de sus flechas. Pero Diana la esquivó e impactó en Ninfea una de sus ninfas que comenzó a sentir una intensa pasión por Cupido.

Al ser una criatura sagrada, Ninfea tenía prohibidos este tipo de sentimientos y para aplacarlo no tuvo más opción que lanzarse al río y dejarse morir.

Diana se apiadó de su triste destino y convirtió su cuerpo en una flor, el nenúfar para que quedase flotando sobre la superficie

Cupido y Psique

cupido
Cupido y Psique

Pero el gran amor de Cupido fue con Psique, hija de monarcas y personificación del alma. Era tal su belleza que Venus se celó de ella y mandó a Cupido con sus flechas para hacer que se enamorase del hombre más feo del mundo.

Pero al verla, éste quedó prendado de ella, y se la llevó a su palacio para amarla a escondidas del resto del mundo. Por culpa de una imprudencia de Psique, los amantes fueron descubiertos.

Para leer otros artículos interesantes haz clic aquí.

3 Comentarios
  1. Javier García 2 años

    Me ha resultado muy interesante el mito de Cúpido y su relación con el amor.

  2. Lourdes 2 años

    Que interesante la historia¡¡¡¡

  3. Alejandro 1 año

    Vaya!! esta version de cupido no la habia oido nunca, graciasss

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2019 Tarot de Sula Todos los derechos reservados.

Contacto

Contacta con nosotros y mándanos tus dudas y comentarios.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?