fbpx

Tradición, superstición y magia están ligadas desde tiempo inmemorial a las ceremonias del matrimonio. Aquí tienes 10 cosas que podemos hacer o evitar para atraer la fortuna.

La novia debe llevar algo viejo, que representa los lazos familiares que la acompañan para resguardarla de todo mal, algo nuevo que simboliza la esperanza por lo que vendrá, algo prestado por alguien que es o fue feliz, para traspasar la dicha, y el uso del color azul (un lazo, una liga, una medalla, una joya…) pues una superstición inglesa medieval identificaba este color con el amor verdadero.

Conviene que la novia lleve un ramo con flores o plantas de fragancia muy intensa como la flor de azahar. Ya en el antiguo Oriente la novia portaba el dia de su boda guirnaldas de hierbas de aromas intensos para alejar a los malos espíritus.

El intercambio de anillos simboliza un amor sin final pues la forma circular representa lo infinito, la eternidad. Si son de oro se convierten en amuletos de longevidad y preservan de todo peligro, si son de plata protegerán de la infidelidad y el engaño. Hasta el día de la boda solo la novia debe llevar el anillo y si se cae al suelo el día de la boda, el matrimonio durará poco.

Para anular la mala suerte o los efectos del mal de ojo si lo hubiera, los novios deben lavarse la planta de los pies con agua salada. Y, según un antiguo ritual de casamiento turco, para atraer la prosperidad, la novia debe meter las manos en un recipiente lleno de miel y aceite de oliva, la víspera del enlace.

Hay que empezar a calzarse por el pie derecho.

Hay que empezar a calzarse por el pie derecho y meter en el izquierdo una moneda para atraer la riqueza y la prosperidad. La moneda se puede coser en el dobladillo del traje para que el dinero no falte en el matrimonio.

Las joyas, mejor brillantes, circonitas o cristales que dan suerte y representan la pureza y la transparencia. Deben evitarse las perlas, símbolo lunar asociado al agua y alas mujeres, pues se cree que atraen la desgracia y las lágrimas. Mejor dejarlas para la luna de miel, pues son un amuleto de fertilidad.

Una vez vestida, la novia debe evitar mirarse al espejo, ya que trae mal fario contemplarse como casada antes de estarlo. Tampoco el novio debe verla vestida así antes de su llegada a la iglesia o al juzgado.

Quemar unas ramas de romero en la iglesia o el juzgado purifica el lugar y además procura la felicidad e incita al amor. Si no es posible, bastará con que los novios las lleven prendidas en alguna parte de su ropa.

1 Comentario
  1. Bianca 2 semanas

    Me encantan las bodas y el verano es el mejor momento para celebrarlas. Tomaré nota de estos consejos para la mía.

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2019 Tarot de Sula Todos los derechos reservados.

Contacto

Contacta con nosotros y mándanos tus dudas y comentarios.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?